volver

Mi cocina valenciana, mi cocina mediterránea

composicio-02-08

Ser cocinero es una profesión magnifica, el  poder hacer disfrutar a la gente, a amigos, a mi familia, mis hijos, que son grandes fans, desde pequeños, muy críticos, sí, a mi me encanta cocinar en casa, invitar amigos y hacer una paella valenciana, un cocido, a mi manera, claro, o Spätzle, una receta de la Selva Negra, para acordarme de mis orígenes, de mi abuela que cocinaba fenomenal, me acuerdo de mi abuelo recogiendo canónigos por debajo de la nieve… Me importa saber para quien cocino, tengo que ver a las personas para quien cocino, tengo la impresión de poder personalizar más mi hacer para esta persona, tengo la impresión de poder hacerle más feliz con mi cocina. Por eso mi restaurante es pequeño. Es una suerte para mi; mi restaurante es una suerte para mi; Valencia es una suerte para mi.

2009-11-29_MG_8724

Valencia cada día por la mañana. Encuentro allí a mis amigos, disfruto de la maravilla de esa arquitectura, de la calidad de los productos de cada momento del año, de las charlas con los que trabajan allí, disfruto que me conocen, de ser uno de ellos, de ser aceptado…

2009-11-29_MG_8971

Disfruto de ir con mi bici al Mercado Central de Otro ambiente extraordinario es la subasta en el puerto, donde compro los pescados. El sitio es feo, tercermundista. Sueño y espero que algún día ubiquen a esta gran circunstancia de otra manera, este circo de las redes tan maravilloso, darle un sentido incluso turístico. Paseo entre los barcos, entre los pescadores, veo como descargan las cajas de pescado, frescos, fresquíssssimos … ¡Qué calidad! ¡Qué lujo! No me puedo imaginar hacer otra cosa. Para mí, haber encontrado esta profesión ha sido una gran suerte. Suena cursi, lo sé, pero me encanta poder dedicarme a la cocina de aquí, de aquí mismo, con esos productos, esa calidad, esa tradición que descubro poco a poco, hago cocina valenciana, mi cocina valenciana.

Bernd H. Knöller