¿”Dime lo que comes y te digo quien eres”.

¿\"Dime lo que comes y te digo quien eres\". Los mejores platos de mi vida es un nuevo proyecto de mi Web. Saldrá poco a poco… Los 10 mejores platos de mi vida 1. El primero se llama “STRUDELN”, y es un plato de mi abuela. Es como un “strudel” de manzana, pero con nada dentro. Amo este plato, ES mi infancia,… me acuerdo cuando mi Abuela tiraba la masa, o sea una pasta tan fina que se podía leer el periódico detrás, y tan grande como la mesa de la cocina. Lo hacia con las manos y los codos, era increíble, siempre que podía verlo como lo hacia estaba con ella, ya desde muy pequeño. Pero este plato no es alemán, sino de influencia balcana, porque mis abuelos eran alemanes (Volksdeutsche), pero vivían y trabajaban en Besarabia, hoy Moldavia… hay una larga historia sobre ellos, algún día lo cuento… Es un plato difícil de cocinar, sobre todo por la masa, se cocina sobre patatas, tapado con la tapa del cazo y trapos húmedos, como lo hacían las abuelas. Un espectáculo. Mi madre ya lo domina… 2. La menestra de texturas de Ferran Adriá 3. SPÄTZLE, de mi otra abuela, la de la Selva Negra, un plato muy típico, es pasta, y se sirve con lentejas, asadas con salsa, escalopes… Se hace con una masa muy liquida, para que se puede “rascar” desde una madera y con la ayuda de una espátula larga al agua hirviendo. En mi aprendizaje en 1977 no hice otra cosa. Todo los días tenía que hacer una masa con 25 k de harina y 250 huevos, y mezclando la masa a mano… los fines de semana el doble masa. Me acuerdo un día, que entraba el jefe de cocina, e insistió, en limpiar cada mitad de las cáscaras de huevos después de abrirlos limpiarla con los dedos para aprovechar cada gota de la clara… 4. El bosque animado de Quique Dacosta 5. Caracol en Brioche, en el Restaurante Auberge de l ´Ill de Häberlin 1984, junto con Bernadli, un cocinero loco, también era el que me enseñaba un año después el caviar de caracoles… No suelo comer caracoles, ni lo pido, aun que en un restaurante de confianza como lo que sea. El caracol era uno de los detalles que nos traían sin haberlo pedido. Y este sabor no voy a olvidar en la vida. Sabor a hiervas, pero no hiervas que conocemos, no, hiervas como salvaje, so sé, como huele el césped recién cortado, algo así. Impresionante 6. Ostra con foie de Kristian Lutaud 7. La pasta que hace Mar Barba 8. San Pedro con callos de ternera y pimientos de Freddy Friedrich 9. Asado de corzo de Andreas Schraft, Berghof en Nonnenmiss 10. Los helados y sorbetes de Freddy Giradet 11. La Fideuá de fideos finos de Mari, la madre de Raúl de Ca Sento 12.          
Leer más