Londres, Hakkasan, Neals Yard y el mercado “borough”

  Pequeñas locuras: Londres Es una maravilla esa cuidad. Lo mejor: el mercado “borough” (www.boroughmarket.org.uk). Pequeño, ni comparación con nuestro Mercado central. Pero se siente uno como en un libro de Charles Dickens. Muros, arcos de metro, pubs viejísimos. No conozco mucho esta ciudad, aunque trabajé en Londres el invierno 1980/81. Cuando murió John Lennon. Me extrañó muchísimo, que el día de Navidad estuvieran todos y todas mis colegas del Kensington Hilton borrachos. Neals Yard, !que quesos!!! El mercado, aunque sea muy pequeño es buen sitio para empezar un día en Londres. Allí, a 15m se encuentra Neals Yard. Una tienda de quesos, Nada tan fino como lo que conocemos de aquí, o tan súper selecto como en Francia. Tienda grande, mesas grandes, estanterías grandes, y los quesos, grandes también. Pero qué quesos!!!, y la verdad, no los recomendaría si no fueran tan diferentes de los quesos franceses, suizos o incluso españoles. Esa empresa se a dedicado sobre todo a apoyar pequeños agricultores, castigados a una muerte segura en la lucha contra los quesos industriales. Al igual que los \"affineurs\" franceses, empresas que se dedican únicamente en madurar el queso, no a hacerlo, Neals Yard incluso apoya en el desarrollo de nuevos quesos, da créditos, y controlan todo el desarrollo químico del queso, proceso que por circunstancias es muy difícil de hacer para el propio quesero. Probar sin falta el Stilton, el Sparkenhoe Red Leicester y el Montgomery Cheddar. La mejor cocina inglesa en el \"Roast\" Allí mismo hay un restaurante súper pijo, como por encima del propio mercado, que se llama Roast (www.roast-restaurant.com). Y, aunque casi no se puede creer, es de cocina Inglesa. La verdad, los seis que fuimos a cenar nos quedamos muy bien. Tienen 30 (!!) vinos blancos INGLESES en la carta, pedimos un sauvignon blanc...... muy ácido,... pensé, a lo mejor en vista del cambio climático no es una idea tan mala, plantar vino tan nórtico ;-) Ningún kitsch chino Fuimos a un restaurante chino, y hemos cenado impresionantemente bien. Fuera de serie. No hubiera pensado que la cocina china me puede impresionar tanto. Unos “Soft Shell Grabs”, que son cangrejos del mar en el momento de cambiar el caparazón. Los he probado en otros sitios, y me parecían una chorrada, pero en el Hakkasan ( Hanway Place, W1. Tel.: +44(0)20 7927 7000) de Londres eran paradisíacos. Después un codillo de cerdo... de muerte, fuera de lo normal. Sensacional. Y no en un romántico restaurantito de 28 plazas, no, en el quinto piso hacia abajo, el sótano, como si se trataría de una discoteca, gigante, 150, 200 personas, una barra súper chic, ningún kitsch chino. Madera oscura. Me he dado cuenta, que este tiempo de los restaurantes pequeños esta agotando. Hay que reservar, porque esta a tope siempre. Como siempre saludos gastronómicos Bernd H. Knöller
Leer más

Viaje a la Selva negra

de nuestro Blog 2008 RiFF y sus pequeñas locuras: La Selva negra Preparo esta pequeña locura por segunda vez, porque muchos clientes y amigos me han pedido que lo repita, y me llena de satisfacción el poder escribir y recomendar la Selva Negra, y mi pueblo natal. Coger el viernes por la mañana uno de esos aviones a muy buen precio (por ejemplo: www.hlx.com) de Valencia a Stuttgart, donde se llega en solo dos horas. Stuttgart no es una ciudad que tenga especialmente muchos atractivos turísticos, aunque tiene un museo nuevo de arte moderno (www.kunstmuseum-stuttgart.de) En el mismo museo hay un restaurante “pop” (www.cube-restaurant.de) con una vista impresionante. Según un amigo mio se come a buen precio a mediodía, y por la noche hacen una cocina que lo llaman: Cocina “Pacific Rim”(!!??)... …Y el zoo de Stuttgart (www.wilhelma.de). Es una pasada, es precioso y merece desde luego una visita ya solo por la fauna. Hay invernaderos gigantes del siglo XIX ... me acuerdo de uno de estos invernaderos lleno de cientos de diferentes fucsias de todos los colores, todas en plena flor. ...Y hay una sala de mariposas, seguro treinta diferentes especies, muy grandes (algunas) y sobre todo: vivas (!!!). Para el vieje a la Selva Negra abría que alquilar un coche (www.cars-for-less-car-rent.com)en el aeropuerto para viajar a la Selva Negra que está a solo una hora. Allí (a 94 Km.) se encuentra un pueblo (3000 habitantes), se llama Baiersbronn (www.baiersbronn.de/index.shtml?sternenhimmel). En este pueblo hay tres hoteles. Hotel Bareis con un restaurante de tres estrellas Michelín, y uno de una, el otro se llama Hotel Traube Tonbach con un restaurante de TRES (según muchos críticos el mejor de Alemania) y otro de una estrella, y el último hotel (Hotel Sackmann) con una estrella Michelín. Es para gozar al máximo. Esta es la opción para los que han ganado la lotería... Para los que esperan todavía la gran suerte, les recomiendo mientras, ir a dormir al hotel de un amigo mío, a Enzklösterle (72 km desde Stuttgart) al hotel Berghof (www.berghof-enzkloesterle.de). La cocina de mi amigo, Andy Schraft, es la mas autóctona de la Selva Negra que se puede imaginar. Ellos hacen un jamón típico ahumado, que es una maravilla. Le han visitado ya tantos clientes míos, que esta a punto de empezar a aprender castellano. El hotelito es precioso y el precio también (43€ habitación doble / noche). Su familia tiene también un restaurante especialmente único, que para llegar allí hay que subir desde Bad Wildbad (a 15 km) con un tren funicular hasta la montaña, y arriba caminar 7 Km. por el bosque hasta la Gasthaus Grünhütte (www.gruenhuette.de). En verano (agosto) se encuentran en el camino fresitas del bosque, frambuesas y arandanos, en invierno un montón de nieve. No se puede llegar en coche. Se come muy bien (recomiendo el “Schäufele mit Sauerkraut” (Paletilla adobada con chou crut), o el “Pfannkuchen mit Heidelbeeren” (crepe gigante con arandanos) y sobre todo (y eso es peligroso, porque hay que volver) se bebe vino de arándanos (hecho por ellos). A la vuelta a Stuttgart se puede pasar por mi pueblo natal (Höfen/Enz, a 18 km), donde empecé mi “carrera” de cocinero (1977-1980) en el súper clásico Hotel Ochsen (www.ochsen-hoefen.de) y asquearse a comer esas truchas fantásticas que se crían en un valle a lado de un río limpísimo (Fischzucht Zortel en el Eyachtal), donde se come en mesas de madera al aire libre...
Leer más

Berlín segunda parte (Restaurantes)

De nuestro blog 2008 Berlín segunda parte Cuando hablo sobre Berlín con mis empleados, clientes u amigos, me extraña mucho que todavía haya mucha gente que desconozcan la situación geográfica que existía en los tiempos de las dos Alemanias ( Alemania federal o Alemania oeste, y la Alemania comunista o Alemania este). Muchos piensan que Berlín estaba en la misma línea de frontera entre las 2 Alemanias. No es así. Berlín era como una \"isla\", y en medio de ella se encontraba dividida como una tarta entre una parte comunista (Rusia) y dos partes capitalistas. Ya esas dos partes se les dividió, más tarde, entre Estados Unidos, Francia e Inglaterra. (Hay una gran película sobre esta situación: \"Uno, dos, tres\" de Billy Wilder). Alrededor del parte capitalista había un muro bien grande impenetrable. Después de 16 años solo se podía pensar, que esa división ya no tenía ninguna importancia. Aunque haya ya una nueva generación que nunca ha visto el muro, las fronteras siguen \"viviendo\" tanto como antes de la caída del muro en 1989(aunque solo sea en las mentalidades de los alemanes). Me asombró muchísimo. Cualquier pregunta sobre donde está un restaurante, bar, mercado o lo que sea, esta contestado con el añadido de si se encuentra en el oeste, o en el este de Berlín. Pero nosotros a lo nuestro. El restaurante que mas me ha gustado últimamente es el \"Facil\" (www.facil.de). Una pasada de bonito, de cristal y bambú alrededor, incluso por arriba un poco abierto, y en el centro de la cuidad (en el este). Una cocina moderna y muy divertida. Tienen una oferta a mediodía: Todo los platos a 13 ? (tanto los primero, los segundos como los postres) Se encuentra en el Potsdamer Platz en el Hotel Mandala. Cerca de allí hay otro Hotel que hay que ver: El Radisson (www.berlin.radissonsas.com) . Cuenta en el \"Hall\" con un acuario redondo, lleno de peces, y siete (!!!) pisos de altura. Además, el ascensor del Hotel sube en el centro del acuario hacia cada piso. Por cierto, no me gustó demasiado la Posdamer Platz, incluso me decepcionó un poco, y fuimos a la montaña mas alta de Berlín (el Kreuzberg) para ver por la noche la Potsdamer Platz. Desde alli se ve la cúpula del Sony Center iluminado con diferentes luces que cambian cada dos minutos. Una mezcla entre \"Kitsch\" y futurismo. Divertido y recomendable El oficialmente mejor restaurante es el \"Hugos\" (www.hugos-restaurant.de) en el Hotel Intercontinental a lado del zoo. En mi vida no había subido en un ascensor tan rápido. Thomas Kammeyer era el cocinero del año en 2004. Es caro y hay que reservar mínimo una semana antes. No lo he probado, porque estaba completo. Mi amigo Steve (www.seuxerea.com ) cenó muy bien allí. Le gustó la sencillez y la perfección de la técnica de la cocina. Ayer me llego un mail de un amigo, para informarme, de que en el Swisshotel (en el Ku ´damm) ofrecen un menu de mediodía a 36 €. Es un \"newcomer\" muy reciente. No hay que extrañar, los mejores restaurantes se encuentran en los Hoteles. Los Hoteles llevan unos restaurantes muy lujosos como \"marketing\", buscan estrellas y valoraciones a la fuerza, ni les importa de perder dinero. Si cambia el cocinero, algunos renuevan todo el restaurante, buscan un nuevo cocinero de nivel y inventan un nuevo proyecto para triunfar en la gran cuidad. Es súper difícil encontrar un buen restaurante con cocina alemana. Un día me llevo una amiga (de los viejos tiempos) al restaurante Brendle´s Gasthaus en la Schmijanstrasse 21(en el oeste) ( www.brendles-gasthaus.de ). Peces de agua dulce como el lucioperca o la trucha, guisos berlineses, setas, salchichas, hasta \"Sauerkraut y codillo\". Bien presentado, muy agradable... me gustó mucho. Tienen como en tantos sitios en Berlín una terraza muy agradable. Recomiendo mucho el alquilar un coche y salir de la cuidad a la antigua DDR (Alemania este).Hay pueblos idénticos, como en los años 20. Las calles están todavía con adoquines, un laguito delante de la iglesia, con unos árboles centenarios. ¡vamos! como en un libro de niños. Recomiendo el Hotel Klemmener Luch ( www.seehotelkremmen.de ) muy simpático, a lado de un lago para bañarse, a principio del verano se ven allí también miles y miles de grullas.. Eso es Berlín.
Leer más

Viaje a la Toscana o …de repente ya no existe el mundo

Viaje a la Toscana o …de repente ya no existe el mundo Para mí lo más alto, lo más emocionante es una buena comida, y ciertamente soy más gourmet que cocinero cuando voy a cenar por ahí. Incluso soy de la gente que no tienen problemas de ir a un buen restaurante solo, se puede uno concentrar en la comida, se puede sentir suavemente como surge una pequeña (o no tan pequeña) “borrachera” con un buen vino… Pero últimamente disfruto mucho las buenas veladas en compañía de Carmen, es muy buena compañera de mesa, no se ofende si de repente, cuando llega un nuevo plato ya no sigo en la conversación con ella, ya no escucho lo que dice, no se mosquea,… que es un gran esfuerzo para una mujer. ;-)) Simplemente me entiende cuando suceden grandes momentos gastronómicos. Como el “giardino” el otro día en el restaurante de Massimo Bottura en Módena. De repente ya no existen otros temas en el mundo, ni personas, ni ambientes, solamente existe el “giardino” y yo. Por un momento, incluso parece que el mundo deja de girar. Son esos momentos que no se olvidan en la vida… Y Dios bendiga a este comensal que entonces no tiene que sufrir de un mal compañero de mesa. Es lo peor de lo peor: tener alguien a mi lado que no me entiende, que no ve el momento. Pero, por el contrario, es una alegría enorme “despertarse“ de ese sueño…, momento…, iluminación…, no sé cómo llamarlo, y encontrarse con alguien que disfruta igual que tú. Eso es la gloria, ¡perdón!, Carmen.   Teníamos previsto hacer fotos de los platos, como es de moda ahora en los blogs, pero tanto Carmen como yo olvidábamos prácticamente en cada plato esa idea en el momento de verlo.   A otra gente les pasará esto a lo mejor al escuchar a Bach, o conduciendo un Ferrari, tal vez es comparable con la meditación, ese momento de felicidad plena, grande y hermoso. Posiblemente difícil de entender y además muy íntimo. No es como un Ferrari que se puede enseñar al vecino y causar envidia. A lo mejor por eso somos tan pocos, pero locos gourmets… y locos cocineros.   Curiosamente de “el giardino” sí que hay una foto, era un “ante postre” impresionante, ni salado ni dulce, o salado y dulce…   Después de la cena con Massimo Bottura y Carmen Quería comentar nuestras experiencias en dos sitios extraordinarios, como son el restaurante de Massimo Bottura (www.osteriafrancescana.it) y Paolo Lobriore en Siena. Los dos locos loquísimos, es más, kamikazes total. Teníamos previsto hacer fotos de los platos, como es de moda ahora en los blogs, pero tanto Carmen como yo olvidábamos prácticamente en cada plato esa idea en el momento de verlo, y nos acordábamos momentos más tarde cuando bajábamos poco a poco al suelo de la realidad, y entonces estaba ya casi acabado el plato.   Un sitio absolutamente precioso, El Hotel Certosa di Maggiano de Paolo y Anna en Siena con el restaurante Il Canto Una muy atrevida forma de servir los dulces en Il Canto, el restaurante de Paolo Lobriore   Un desayuno flipante   Con Paolo después del desayuno Pues, hay que ir, hay que ver estos sitios, disfrutarlos y experimentarlos.Un abrazo gastronómico. Bernd H. Knöller
Leer más

Berlín: Desayunos y mercados

¡Berlín es impresionante!, sobre todo en verano, cuando los árboles gigantes están llenos de hojas y reducen mucho los ruidos típicos de una gran ciudad, esa es justamente la razón de que Berlín no sea recomendable en invierno (aunque pasear por uno de los múltiples lagos congelados, y tomar después un té, o un “Glühwein” (vino caliente), en un café romántico, también tiene su encanto). Berlín: Desayunos y mercados Viví 8 años en Berlín, cuando era más pequeño, y rodeado de un muro. Después de abrir éste, estar allí se hacia muy estrecho, por eso nos largamos a España, para disfrutar del espacio y del sol. No volví a esta ciudad hasta este año, para visitar a viejos amigos y preparar así un nuevo capitulo de mis “pequeñas locuras”. Está claro que avisé a todos, que quería ver sitios especiales, divertidos y gastronómicamente interesantes, sitios que no se encuentran en una guía. Lo que me impresionó mucho eran las bicis del DB (Deutsche Bahn, en castellano, La RENFE). Pues en todo Berlín se encuentran bicis atadas allí, por donde se lee en grande DB. Estas bicis tienen una pequeña cajita al lado de la rueda de atrás, con un numero de teléfono al que hay que llamar y decir la clave para abrir el candado, después de usarla para llegar a otro sitio, hay que volver a llamar, y dejarla atada, para el próximo que la necesite. La verdad es que no lo he hecho, sobre todo, porque hace falta un teléfono móvil para llamar, y por el momento sigo orgulloso viviendo sin él. Empezamos con los desayunos. Soy un gran fan de esta forma de empezar el día, y uno de los grandes chollos de Berlín es, que aun que la gente se despierte tarde, o muy tarde, siempre hay algunos sitios para desayunar, quiero decir, no hay problema en querer “empezar” el día a las nueve de la noche. Eso tiene historia: Mientras en toda Alemania (del oeste) después de la guerra se cerraban los locales incluso las discotecas a las 12 horas de la noche, como mucho a la una, en Berlín no existía “hora de policía”. … ni la Mili, lo que tenia como consecuencia, que los que pasaban de la mili, justo a los 18 (años) marchaban a Berlín, y si añadimos a ellos, un montón de estudiantes de todo el mundo, tenemos una buena base de noches largas y mucha marcha. Y desayunar a la mañana siguiente gusta a todos, (no solo a mí). …( por cierto, hace años intentamos exportar los desayunos a Valencia con unos “Jazz brunch” espectaculares en el Ángel Azul, con los mejores músicos de jazz…). Un sitio con mucha historia es el Schwarzes Café (Kantstr. 148) ( http://www.net4.com/berlin/schwarzes-cafe/english.html ) que cierra únicamente los martes de las tres de la mañana hasta las 11h. Todo el resto del tiempo (!!!) se puede desayunar, pero también comer sorprendentemente bien. En el Café Jolesch ( http://www.jolesch.de ) se desayuna estilo austriaco (hasta las 5 de la tarde), y con el periódico EL PAIS actual del día. Lo mismo (lo del periódico) en el Literaturhaus Berlín ( http://www.literaturhaus-berlin.de/ ). Desayuno hasta las dos (14h), y desde las 12.30h hasta las 24h cocina “caliente”, pero muy rico y creativo. Además es una villa preciosa con un jardín frondoso, y claro, una biblioteca y tienda de libros. Muy recomendable después de hacer “shoping” en el Kurfürstendamm o en el KaDeWe ( http://www.kadewe.de ) (como el Corte Ingles a lo bestia, y con la “tienda gourmet” mas grande del mundo. ¡Hay que verlo!). Pero el desayuno mas chulo y curioso, lo tomé en el “Route 66” (hasta las 16h) en el Ludwig-Kirch Platz (una plaza de las más bonitas de Berlín). El “Route 66” (hay que pronunciarlo con acento americano) es un restaurante norteamericano de los años 60. Exactamente como en la película Pulp Ficion, cuando John Travolta sale con Uma Truman a bailar. Así con las sillas y rincones de plástico de colores pop, y cada mesa tiene su propia “Jukebox” para elegir las canciones de Elvis Presley, Doris Day, Fats Domino etc.… Me pedí el “Texas Breakfast” (7.90 Euro) con un “pequeño” Steak, frutas, huevos fritos y las mejores patatas fritas que tomé en los últimos años. De verdad, y todo eso con la cantidad de café que quisieras tomar, eso si, café americano. Creo que ya se entiende, que en Berlín los españoles no nos morimos de hambre, como nos pasa en otros lugares de Alemania, donde a las 2 de la tarde (cuando “nos” (me incluyo) entra las ganas de comer) ya esta cerrada la cocina, y por la noche a las 9 pasa lo mismo. Otro sitio es el “Schleusenkrug” ( http://www.schleusenkrug.de/ (desayuno hasta las 16h), que está al lado de unas compuertas de un canal, donde pasa cada tres minutos un barco. Por cierto, muy cerca está también la tienda de KPM ( http://www.kpm-berlin.de ) una empresa estatal de porcelana impagable pero vale la pena verla. Otra forma muy divertida de desayunar es en uno de los muchos mercados ( http://www.Berlin.de/senwiarbfrau/markt/wo_markt.html ). No quiero exagerar, pero creo que todos los “gourmets” van a alucinar del buen ambiente, de las calidades y la variedad que hay en los mercados al aire libre de esta ciudad. Por ejemplo, el del Wittenbergplatz (frente al KaDeWe) los jueves o mejor aun el del Winterfeldplatz los sábados por la mañana. ¡Ojo!, allí existen todavía los “Marktschreier”, que son gente que no paran de ofrecer gritando sus productos. En Alemania hay hasta campeonatos en esta disciplina. Para disfrutar en el mercado recomiendo primero andar por todas las callecitas, y no empezar el “desayuno” en el primer puesto. Se encuentran las “Saitenwürste” (salchichas finas, largas y suavemente ahumadas), Schrippen (nombre en dialecto de Berlín para panecillo), que rellenan por ejemplo con diferentes pescados marinados asados o ahumados, o con schmalz (grasa de cerdo) o con “Hackepeter” una especialidad de Berlín, carne de cerdo crudo con cebollas, (tengo un amigo que lo desayuna todo los días (!!!))), “Kartoffelpuffer” (una especie de crêpe de patatas que lo fríen allí al momento y lo sirven tanto con mousse de manzana como con salmón). Hay también arenque o “Shrimps (gambas pequeñitas del mar del norte), los quesos de Alemania, han mejorado mucho en los últimos años, también de Francia y Holanda etc. Pizzas, pollos asados, Quiche Lorrain, Kohlruladen (carne envuelta en col), Patatas a la brasa con diferentes salsas, tartas mousses…. Todo eso y mucho más… sin mesas donde sentarse, así que se come de pie, se sigue andando y se disfruta del entorno.
Leer más

Munich

Biergarten, Witzigmann, Tantris Es curioso, nunca he estado en Munich, y eso que gastronómicamente hablando Munich era el San Sebastián de Alemania. Allí empezó Eckart Witzigmann en 1973, consiguiendo 3 estrellas Michelin, por primera vez en Alemania, en 1977. Allí empezó la nueva cocina alemana, el milagro culinario alemán. El Restaurante se llamaba, y se sigue llamando “Tantris”. Una casa con un diseño desde luego muy curioso, con dragones de cemento en la entrada, lámparas naranjas típicas de esa época..., pero no queda mal, queda muy único. Este restaurante cumple ya 35 años, y aún con 2 estrellas Michelín. El gran cocinero ahora se llama Hans Haas. La cocina del Tantris es francesa, clásica pero sin excesos de nata o mantequilla, muy rica,...., no he encontrado sorpresas. (Desgraciadamente. Un cocinero como yo, siempre busca nuevas técnicas, extrañezas, o curiosidades, y si no hay nada de eso , me quedo un poco decepcionado.) Quería también ver los jardines de cerveza (Biergarten),… realmente me impresionaron. Grandes, muy grandes, caben allí de 2000 a 5000 personas El que más me gustó fue el Hofbräukeller ( www.Hofbräukeller.de ).Ojo, no confundir con el Hofbräuhaus, donde una mezcla de japoneses, neos zelandeses y americanos borrachos intentan cantar en dialecto bávaro con la banda de música, canciones típicas de los Alpes. Un horror). La cerveza se sirve en los Biergarten de tamaño de un litro, pero no para toda la mesa, sino para cada uno. Se come Radi, (rábano cortado muy fino, pero sin cortar del todo, para obtener al fin un rábano largo como si fuese un acordeón), Obatzer (mezcla del queso Camembert, cebollas y pimentón) y por supuesto Schweinehaxe (el codillo de cerdo asado). Hay una parte donde las mesas tienen mantel, esos son con servicio, las otras, que son la inmensa mayoría, son de Autoservicio. No se puede llevar bebida (me parece normal), pero si se puede llevar comida (me parece curioso). He visto varios Bávaros, que vestidos de Lederhosen (Pantalón característico de cuero de Bavaria que se usa también para bailar, y se van pegando cada uno con las manos en el cuero, con la idea de que parezca música) o, en caso de las chicas de Dirndl (también de traje inconfundible), preparándose manteles con dibujos de cuadros, rombos y colores encima de las mesas, para darse un festín impresionante de “delicatessen” de jamones, salamis, foie, quesos, pescados ahumados de aguas dulces y mucho mas. ¡Genial! Mis amigos me han presentado también a un Artista de la madera y un loco del chocolate. El primero www.HansPannasch.de y el segundo www.chocokult.de Me sorprendió cuantos pescadores existen todavía alrededor de los lagos, cenamos pescados de agua dulce como la anguila, la trucha, la lota , el lucio, el corégono, o el siluro (había mas, pero no he encontrado las traducciones al castellano). Marinados o ahumados, en barbacoa o en la sartén. Que bueno, que tradición, que lujo. Un saludo Bernd
Leer más